Volver a

¿Te asusta volver al trabajo una vez se acabe tu licencia de maternidad?, ¿no estás segura si estás preparada para dejar a tu bebé? Nosotras sabemos lo que se siente y queremos compartir contigo algunas cosas que debes saber para que estés preparada cuando llegue el momento de volver a la oficina.

1. ¡Es probable que te sientas culpable por dejar a tu bebé con tan pocos meses! Estamos aquí para decirte que este sentimiento es normal y que debes esforzarte para dejarlo a un lado y concentrarte en tu trabajo. Recuerda que ya le diste toda tu atención por 4 meses y que trabajar, te ayudará a ofrecerle una mejor calidad de vida a tu bebé, ¡esa es también una muestra de amor!

2. ¡Cuidado con tus horarios de lactancia! Si tu plan es seguir usando el extractor una vez vuelvas de tu licencia de maternidad, es súper importante que mínimo 2 semanas antes, adaptes tu horario para que, de ser necesario te extraigas una vez al día, y amamantes a tu bebé antes y después del horario laboral.

3. ¡Vas a querer tener todo bajo control! Y, para poder estar tranquila, debes planear las cosas con anticipación. Comienza a buscar un cuidador para tu bebé semanas antes que termine tu licencia de maternidad y, si es posible, pídele que empiece antes de que tú vuelvas a la oficina. Así podrás capacitarlo, asegurarte que el trato con tu bebé sea el correcto, y lograr confiar lo suficiente en esta persona, para que puedas volver con más tranquilidad.

4. ¡Tus emociones van a estar más presentes que nunca! La clave está en que hables de todo lo que sientes con tu pareja o con alguien que sea de toda tu confianza. Trata de poner en práctica algunos de tus hobbies, ponte horarios para dormir, crea una rutina de sueño y síguela al pie de la letra. Recuerda que, todo lo que estás sintiendo es normal y, si sientes que no puedes manejarlo, ¡está súper permitido buscar ayuda!

5. ¡Es posible que te sientas más cansada de lo normal! Pero la buena noticia es que será algo pasajero, después de unas semanas ya habrás cogido el ritmo. La recomendación es que, al principio, aproveches los fines de semana para descansar, evites los compromisos y saques tiempo para ti, tu pareja y tu bebé.

6. ¡No amamantar no es sinónimo de desconexión! Es verdad que tu bebé va a tener que empezar a tomar tetero en ese tiempo que pasas fuera de casa, pero existen otras formas que te servirán para tener una conexión especial con él. Trata de no perderte nunca la hora del baño, abrázalo, hazle masajes, acompáñalo mientras se duerme y disfruta el doble esos momentos de lactancia que puedes tener antes o después del trabajo.

Sabemos que este es un gran cambio y que pensar en que vas a tener que despegarte de tu bebé, ¡parece casi imposible! Pero tú puedes con todo, hay muchas mamás que ya lo han logrado y tú también podrás hacerlo. Aprovecha el tiempo que puedes pasar con tu bebé y llénalo de amor.

Déjanos tus comentarios

Comprar productos en NosotrasOnline Puerto Rico